Amor propio y Transformación, haciendo visibles nuestras historias

La travesía comienza cuando en nuestra infancia y desarrollo, en algún momento nos tenemos que necesariamente separar de nuestras madres y los mundos internos femeninos del hogar y la cocina. Y aprendemos a transitar en el mundo del “allá afuera” en búsqueda de nuestra identidad. En ese camino, las mujeres desarrollamos habilidades masculinas y nos vestimos con espadas y con armaduras para salir a combatir.

Porque no sabemos cómo más hacer. Nuestras historias, y narrativas, están basadas en los héroes y sus luchas. Y sin darnos cuenta, nos mimetizamos con ellos. Usamos las mismas herramientas y nos medimos igual que ellos.

Nos enfrentamos a un mítico Camino de Pruebas, enfrentándonos al mismo tiempo a los mitos de: nuestra Propia Inferioridad, de la Dependencia a la validación externa y a la mirada de lo masculino, y al Mito del Amor Romántico, de que seremos “rescatadas” por el Príncipe Azul que nos llegará un día a dar sentido y propósito a nuestras vidas. Y en esa búsqueda, luchamos por obtenerlo todo: el Éxito, representado en carreras, diplomas, cargos y relaciones. (Fuente: Maureen Murdoch).

En una cultura que glorifica lo masculino y sus frutos, la mujer y la madre tienden a ser derogadas a un segundo plano, por no ser consideradas “fuertes” ni capaces de ser exitosas en el mundo.  Las niñas que buscan desarrollar una imagen diferente a la de su familia y competir en la sociedad, no tienen más alternativa que rechazar el arquetipo de la Madre y todo lo que representa e identificarse con su Padre. Esta separación genera un conflicto interior, ansiedad, y pérdida porque la mujer tiene que renunciar a partes de sí misma para poder competir y ser vista por la sociedad.

Paralelamente, las mujeres recibimos mensajes constantes, explícitos e implícitos, sobre la inferioridad de nuestro género. Por lo tanto alejarse de lo femenino implica una doble separación, de nuestras propias madres y de nuestro genero para poder competir. Para ser aceptadas, las mujeres terminamos silenciando aspectos desvalorizados de nosotras mismas, y abandonando nuestra autenticidad y expresión natural para conformar y ser aceptadas.

Algunas mujeres nos sentimos tan identificadas en este modelo, y somos tan buenas en jugar el juego de acuerdo a esas reglas que no fueron escritas por nosotras, que nos convertimos en Hijas de nuestros Padres. Nos convertimos inconscientemente en Aliadas del modelo, identificando con e idealizando lo masculino y viendo las opiniones y los valores del mundo femenino como secundarias. Como el Mito de Atenea, quien nació de la cabeza de Zeus y siempre se creyó hija de su papá, nosotras mismas como mujeres negamos y devaluamos nuestra conexión con lo femenino. Y privilegiamos el desarrollo de nuestros aspectos tradicionalmente asociados con lo masculino: nuestro intelecto, nuestros objetivos, logros y éxitos, y el privilegiar el Hacer sobre el Ser.

Y que es lo “femenino”? Es el Ser. Es nuestra sensual y presente conexión con, y honor a, nuestro cuerpo. El famoso “embodiment” como término en inglés que significa la plena presencia, no desde la mente sino en la fusión de la mente y cuerpo. Nuestro liderazgo es más “embodied”, más en el cuerpo, en conexión con nuestra intuición, con nuestro fuego de la creatividad y nuestra capacidad de gestar vida. De sembrar semillas y legados de amor. También es nuestra manera de generar inclusión y respeto, y nuestra forma de tejer redes colaborativas. También es la oportunidad de trabajar y emprender integrando la emocionalidad sana en torno a valores y propósito, y no negar las emociones ni pretender que no existen.

Por esto incluso la consultora global Mc Kinsey en sus estudios de Women Matter, han empezado a hablar de Liderazgo Femenino como necesario en las organizaciones, porque complementa el enfoque actual y genera culturas más resilientes y propensas a la transformación. Y eso no es lo que necesita este mundo cada vez más conectado, tecnológico y global?

Ahora bien, estar en el mundo masculino fortalece el ego y genera un camino del cual es difícil salirse, debido a estereotipos desde el mundo Masculino de cómo se desempeña una mujer en su mundo. También es un lugar exigente porque demanda perfección y fortaleza, y no admite la vulnerabilidad, los sentimientos, ni la expresión plena de la mujer. Aún cuando en este modelo las mujeres somos consideradas exitosas y líderes, la mayoría de las mentoras y modelos de mujer líder, se centran en su fortaleza y adhesión al sistema arquetípicamente masculino. De ser asertivas, de tener bien puestos los “pantalones”, de poder analizar números y cifras, de ser competitivas.

¿Cómo es ese modelo de liderazgo verdadero desde le femenino? No existe, está en gestación. Aún muchas de las herramientas de mentorías de liderazgo que existen han sido desarrolladas por hombres, para hombres. Y muchas veces están centradas en temas de asertividad, cumplimiento de objetivos, indicadores. Mmmm… me parece que, aunque sanos y necesarios, en estos tiempos de transformación y resiliencia es el momento de ampliar la mirada para incluir herramientas y procesos que salen desde la perspectiva femenina, para aportar al entorno, a las comunidades, a las empresas y gobiernos.

Cuando empezamos a integrar y valorar nuestras habilidades femeninas, y balanceamos el hacer con el Ser, y permitimos fluir y expresarnos desde una esencia integrada, podemos aportar mucha más fuerza a cualquier entorno. Debemos integrar y complementar el modelo actual con lo femenino, para que juntos creemos modelos mas armoniosos para el ambiente y las personas. La invitación no es a reemplazar un modelo con el otro. Es a una conversación y a una danza entre ambas polaridades y fortalezas.

Pero primero hay que consolidar y estudiar lo femenino, y darle un lugar porque lleva silenciado más de 2000 años. Entonces démosle voz. Y luego armonicemos las narrativas, historias, y perspectivas femeninas con el modelo actual. Y aportemos entre todos al a transformación del paradigma.

Nuestro primer encuentro Despertando a tu Musa®.

El viernes pasado iniciamos nuestro tercer círculo del Mastermind Despertando a tu Musa®. Acá estamos en el primer encuentro con este hermoso grupo. Es el tercer año que abro este espacio de Mastermind de Liderazgo Femenino. Estamos comenzando a transitar nuestro camino de 9 meses de sanación, transformación y empoderamiento.

Anímate a ser parte de este grupo tan espectacular!, porque cuando las mujeres despertamos y nos empoderamos desde el amor propio, podemos inspirar e influir en nuestras familias, comunidades y entornos. Y si, cambiar y guiar al mundo hacia un estado más viable y sostenible.

Descarga el folleto aquí

Agenda una llamada de 30 minutos conmigo haciendo click aquí:

Quiero agendar una llamada

Por otro lado, estamos terminando nuestro primer Aspecto de Vida: Amor propio y Transformación en el Programa Online Mandala de la Musa. Durante 9 Meses y de forma virtual, haremos un recorrido por los 9 aspectos de vida. Este recorrido te ofrece inspiración, herramientas, prácticas concretas, conversaciones poderosas y reflexiones para que puedas cultivar la conexión, el placer, el goce y la creatividad en tu vida. ¡Aún puedes inscribirte!

Quiero inscribirme al Programa Online

Si por algún motivo sientes que estos programas resuenan contigo pero que ya no alcanzas a participar en esta versión, te invitamos a ser parte de un grupo selecto de interesadas en próximas convocatorias de Enero 2020 donde recibirás algunos beneficios. Para inscribirte en esta lista de espera, déjanos tus datos haciendo click en el siguiente botón:

Quiero ser parte de la lista de espera

Un abrazo de Amor y Transformación

Alejandra